La historia de Botticelli y sus obras van de la mano del gran Lorenzo el Mágnifico de Medici, familia poderosa de Florencia y que fue mecenas del artista, entre otros muchos, hasta después de su expulsión de Florencia en 1494.

Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, apodado Sandro Botticelli, mote heredado de su hermano, nació en Florencia en el año 1444 o 45. y ya con 14 años se dedicaba al oficio de la orfebrería. En 1461 entra como aprendiz de Fra Filippo Lippi, que por aquel entonces tenía ya un nombre dentor de la estera de artistas de la nobleza italiana de mediados del Quattrocento.

Pronto destacaría el joven Botticelli llegando a tener estudio propio en el año 1470.

De su obra destacan sobretodo dos cuadros, la Primavera y el Nacimiento de Venus, ambos en la Galeria de los Uffici en Florencia, pero fue un artista bastante prolífico. Durante su carrera artística toca temas variados, tanto religiosos como profanos, mitológicos y cotidianos, bíblicos y folclóricos.

Botticelli unió el clasicismo pictórico con un interés por el espacio y, aunque sus primeras obras puedan asemejarse más a las de Lippi, pronto destacó por unas perspectivas más típicas de otros artístas como Verrochio y que, desde Massacio, venían imponiendose progresivamente. Su evolución, sobretodo en el ámbito de los retratos, con la inclusión de modelos de clara inspiración flamenca e introduciendo el modelo de 3/4, una total revolución en el ámbito florentino.

En 1480 se encuentra bien situado en la esfera artística italiana y renacentista lo que le permite despuntar y recibe grandes encargos que se concretarán en su participación en la decoración de la capilla sixtina en 1481, junto con Ghirlandaio y Cosimo Roselli, para unirse a Pietro Perugino.

A partir de 1487 su producción varía, cada vez más centrada en temas sacros y con una ejecución más simple y menos decorada, aunuqe resulta más sentimental. Este cambio se asocia a la aparición de Girolamo Savonarola, que pondrá en jaque a la sociedad eclesiastica Florentina y al que Botticelli siguió hasta la muerte de este en 1498, ahorcado y quemado en la hoguera, por lo cual quedó bastante impactado.

Sandro Botticelli fallece en Florencia el 17 de Mayo de 1510